Dispositivo en los baños públicos que no deberías tocar, si te preocupa tu salud

|


Secador de mano

Todos intuimos que los baños públicos son lugares propensos para el desarrollo de las bacterias. Incluso en los baños limpios se esconden en los lugares más insospechados. Según un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Connecticut, existe un dispositivo en los baños públicos que no deberías tocar, si te preocupa tu salud.


La Universidad de Connecticut ha llevado a cabo un estudio en 36 lavabos públicos de hombres y mujeres en Estados Unidos, y descubrió que incluso sin tocarlos, los secadores de manos son una fuente muy importante de bacterias. No importa que el baño o el propio secador estén limpios. El problema está en el aire, no en el aparato en sí.


Los investigadores colocaron placas de ensayo en los secadores de manos para capturar muestras del aire que expulsan cuando nos secamos las manos, y descubrieron que durante un secado al aire de 30 segundos de duración se depositaban en la placa hasta 60 colonias bacterianas distintas.


El problema no está en el propio secador, sino en el aire que remueve. Según explica a Business Insider uno de los autores del estudio, Peter Setlow,: “Como más aire se remueve, más bacterias se adhieren a él. Y hay muchas bacterias presentes en los baños”.


Cuando tiramos la cadena, el propio efecto de remolino del agua puede hacer que las bacterias fecales asciendan a una altura de 4,5 metros. Estas bacterias se quedan en el aire, que son absorbidas por el secador y lanzadas directamente a nuestros manos a través de él.


Para una persona sana con un sistema inmunológico normal no es preocupante, ya que los anticuerpos nos protegen de la mayoría de las bacterias que hay en los baños. Pero las personas ancianas, los niños y los enfermos deben tener más cuidado, y no usar el secador de manos de los baños públicos.


La propia Universidad de Connecticut, tras conocerse los resultados del estudio, ha comenzado a sustituir los secadores de mano de los baños públicos de la facultad por toallitas de papel. Aunque también acumulan bacterias, lo hacen en menos cantidad.


Pese a este estudio, no tenemos que caer en la tentación de no lavarse las manos al salir un baño público, como hacen Dado que alrededor del el 20% por ciento de las personas. Lavarse las manos tras ir al baño, o cuando están sucias, es la acción más eficaz para no contraer enfermedades, según los médicos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.