Muerte de americanos: más interrogantes que respuestas

|

La muerte de dos ciudadanos norteamericanos, en circunstancias no aclaradas, cae como un balde de agua fría al salvavidas tendido por la embajadora de los Estados Unidos Robin Bernstein, ante el comunicado de su país, alertando a sus ciudadanos sobre los niveles de delincuencia.


Orlando Moore y Portia Denise Ravenelle vinieron a disfrutar las bellezas del país y estuvieron en Samaná y de ahí partieron al Aeropuerto Internacional Las Américas, teniendo, de acuerdo a las autoridades, un accidente en que perdieron la vida.


El nudo de esta situación es tan difícil de desatar que ha tenido que intervenir el Buró de Investigaciones Federales (FBI), ante la incapacidad de nuestras autoridades de dar una versión creíble de lo que ocurrió. 


El muñeco armado por la Policía Nacional, de lo que pudo haber sucedido,  ha sido cuestionado hasta por el ciudadano mas inexperto.


Si hasta se les cuestiona que el automóvil sacado del mar Caribe está en peores condiciones que el Titanic, embarcación que tiene 107 que se hundió.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.