RD sube cuatro puestos en Clasificación Mundial de Libertad de Prensa 2019

|


Periodistas1

SANTO DOMINGO.  Con el título "La autocensura como solución", en el aparte que corresponde a la República Dominicana, el informe Clasificación Mundial de Libertad de Prensa 2019, de Reporteros Sin Fronteras, coloca al país en el lugar 55, con una puntuación de 27. 90, de los 180 países analizados por esa organización no gubernamental, por encima de naciones como Argentina, ubicado en el sitio 53 (28.30); Panamá, en el 79 (29.78); Brasil, 105 (32.79); Colombia, 129 (42.82); México, 144 (46.78); Venezuela, 148 (49.16) y Cuba, último lugar en Latinoamérica, pero no del mundo, en el lugar 169, con un índice de 63.81.


Según indica el reporte, "la libertad de información en República Dominicana se ha reducido debido al fuerte nivel de concentración de los medios de comunicación y a la impunidad, que favorecen la autocensura. Los periodistas que cubren temas delicados, como la corrupción o el narcotráfico, pueden sufrir amenazas o violentas represalias, incluso ser asesinados por órdenes de los cárteles o de las mismas autoridades. En 2016 se abrogaron artículos de leyes que castigaban la difamación con penas de prisión, un gran avance para la prensa y la democracia".


No obstante, el informe señala la tendencia ascendente observada por la República Dominicana, que en el 2013, cuando fue publicado por primera vez la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa estaba en el lugar 80; en el 2014 subió al 68; en el 2015 se colocó en 63, y subió al 62 en el 2016, mientras que en el 2017 y el 2018 estuvo en el sitio 59.


Por delante de la República Dominicana, en la región americana, se situaron Jamaica, en el lugar 8 (10.75); Costa Rica, 10 )12.24); Uruguay, 19 (16.06); Surinam, 20 )16.38); Trinidad y Tobago, 39 (24.74); Chile, 46 (26.65); Estados Unidos, 48 (25.69); Guyana, 51 (26.63) y  Bolivia, 53 (27.50).


Precisamente América del Norte y del Sur, con un ascenso en los índices de censura (+3.6%) , este año es la zona que registra el mayor deterioro. Y explica el informe: "Este mal resultado no sólo se debe al pésimo desempeño de Estados Unidos, Brasil y Venezuela. Nicaragua (114º) perdió 24 lugares, uno de los descensos más significativos en 2019. Los periodistas nicaragüenses que cubren las manifestaciones contra el gobierno de Daniel Ortega –considerados opositores– a menudo sufren agresiones. Muchos de ellos se han visto obligados a exiliarse para evitar ser acusados de terrorismo y encarcelados. En este continente también se encuentra uno de los países más mortíferos para la prensa: México, donde al menos diez periodistas fueron asesinados en 2018. La llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia ha calmado un poco las tensiones entre el gobierno y la prensa mexicana. Sin embargo, la violencia continúa y los asesinatos de periodistas permanecen en la impunidad, por lo que en marzo de 2019 RSF recurrió a la Corte Penal Internacional (CPI)". 



En las Américas, de acuerdo con el informe campean la corrupción, la impunidad, la vigilancia en Internet y la violencia institucional. "En el vasto continente americano los obstáculos a la libertad de información adquieren múltiples formas. Así, algunos periodistas mexicanos, hondureños, colombianos y brasileños en ocasiones pagan con su vida su trabajo de investigación sobre la corrupción o los narcotraficantes. Por otra parte, hay países como Cuba o Venezuela en los que los gobiernos ejercen una presión permanente sobre los medios de comunicación e intentan censurar por todos los medios a la prensa independiente. En otros, como Estados Unidos, no se pueden cubrir libremente temas relacionados con la vigilancia y el espionaje".


En cuando a los regímenes autoritarios, el reporte revela el caso de Venezuela (148º, -5), donde los periodistas se enfrentan a las detenciones y los actos de violencia de las fuerzas del orden. También el de Rusia (149º, -1), donde el gobierno incrementó las presiones que ejerce en los medios de comunicación independientes y su control de internet, valiéndose de detenciones, registros arbitrarios y leyes liberticidas. Vietnam (176º), seguida de China (177º, -1), también pierde una posición. En el Cuerno de África, Eritrea permanece en el antepenúltimo lugar (178º), a pesar del acuerdo de paz que firmó con Etiopía. Mientras que Turkmenistán (180º, -2) ahora ocupa el último lugar de la Clasificación, en lugar de Corea del Norte (179º, +1).


Más detalles del informe


La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, publicada cada año por Reporteros sin Fronteras (RSF)  es una herramienta de promoción esencial, basada en el principio de emulación entre Estados. Su prestigio le ha permitido adquirir una influencia cada vez mayor ante las autoridades públicas nacionales. Numerosos jefes de Estado o de gobierno temen cada año su aparición.



La Clasificación es una referencia, citada por medios de comunicación de todo el mundo, empleada por diplomáticos y organizaciones internacionales, como las Naciones Unidas y el Banco Mundial.


La Clasificación es una lista de 180 países y regiones establecida con base en un criterio: el grado de libertad del que gozan los periodistas. Es una fotografía de la situación de la libertad de prensa, basada en una valoración de: el pluralismo, la independencia de los medios de comunicación, la calidad del marco legal y la seguridad de los periodistas en estos países y regiones. Pero no es un palmarés de las políticas públicas, incluso si, naturalmente, los gobiernos tienen una gran responsabilidad en la evolución de estos aspectos. Tampoco es un indicador de la calidad de la producción periodística de un país o de una región.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.