​Cristina Fernández está en campaña

|

Cristina fernandez kDZB U8050020741SFH 624x385@RC

SANTO DOMINGO. «En 22 años de trabajo solo me pasó algo así con los libros de Harry Potter», confesó el encargado de una librería de la provincia de Buenos Aires para referirse al furor que se desató esta semana con 'Sinceramente', el libro de memorias de la expresidenta argentina Cristina Fernández que se agotó prácticamente antes de llegar a los locales. Para algunos analistas la obra se convirtió en el lanzamiento de su campaña, aunque ella no dijo todavía si competirá en las elecciones de octubre.


El encargado de la librería Papillon de San Justo contó que los primeros 40 ejemplares se vendieron por reserva antes de que llegar al establecimiento. Para los 60 que la editorial les prometió para la semana próxima ya tienen compradores y no aceptan más reservas por temor a no poder satisfacerlas. Los clientes -en su gran mayoría seguidores de la expresidenta- deambulan de un comercio a otro e incluso llaman o van a la puerta de la editorial con el dinero en la mano.


«Es una locura, hoy nos perdimos de vender un montón porque no tenemos más. Rechazamos señales, la gente quiere dejarlo pagado», remarcó el responsable de Papillon. En un momento de ventas alicaídas, el público entra «solo» por el libro de Cristina, contó el librero como si hablara de la biografía de una estrella de rock. Más de un cliente se llevó cuatro ejemplares, explicó. «Dicen que son para regalar». Pero a estas alturas ya hay sospechas de reventa. En redes sociales hay ofertas de 'Sinceramente' con un precio muy superior al de los comercios.


En la Librería Hernández de Buenos Aires recibieron 300 ejemplares y en una hora quedaban 80. En otros locales cuentan que hay gente que compra hasta siete libros. Lo cierto es que 'Sinceramente', que debía estar en las librerías ayer, se adelantó un día y se agotó. La editorial Penguin Random House reveló que la primera edición fue de 60.000 ejemplares.


La estrategia del silencio

La aparición de las memorias coincide con la acelerada crisis económica argentina que horada la popularidad del presidente, Mauricio Macri, de cara a las elecciones de octubre. El mandatario se postula para la reelección y las encuestas indican que Cristina sería favorita en segunda vuelta. Pero ella no dice nada. El silencio está resultando la mejor estrategia. En ese marco, el alboroto le otorga centralidad en el debate político.


La expresidenta tenía previsto presentar su obra en la Feria del Libro de Buenos Aires el 9 de mayo, pero aún no se confirmó su presencia. Si va, el espacio del evento que comenzó ya este jueves podría quedarse pequeño para los seguidores que se agolparán en busca de una dedicatoria en la primera página.


En la editorial dicen que Cristina les llevó la propuesta hace más de un año, con el título con el que salió. El hermetismo con el contenido fue total. Ni siquiera se conocía que ella estuviera escribiendo un libro. Fue «disciplinadísima» con los plazos, entregó un texto «impecable» y aceptó algunas sugerencias. «Ustedes son los que saben», respondía, según la editora.


Cristina cuenta aspectos desconocidos de su vida junto al expresidente Néstor Kirchner, su esposo y antecesor en la presidencia, que falleció en 2010. «Era mi mejor amigo», dice de él y recuerda infinidad de anécdotas vinculadas a la política. Sobre su fortuna asegura que comenzó cuando abrieron un estudio jurídico en la provincia de Santa Cruz y recordó que tres jueces sobreseyeron denuncias por enriquecimiento ilícito mientras era presidenta. También revela que pese a que sus críticos los presentaban como «populistas antiamericanos», a ellos y a sus hijos les «encantaba» pasar las vacaciones en Disney o en Nueva York.


Sobre la carta de José de San Martín a Bernardo de O'Higgins escrita en el siglo XIX y encontrada en su casa durante un allanamiento judicial, explicó que fue un regalo de Vladímir Putin. «La mandamos a comprar a Nueva York», le confesó el ruso en 2015 durante su gira por Argentina. Un juez dictó su procesamiento por considerar que el documento no debe ser parte de su patrimonio.


En cuanto a Macri, remarca que si tuviera que definirlo con una palabra diría «caos». «El Gobierno de Macri es una catástrofe económica y una tragedia social», asegura, para concluir que «hay que volver a ordenar a Argentina». Una declaración que invita a pensar en su retorno.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.