"Limpiadores" anónimos

|


Vivienda limpia


BOSTON. Un hombre de esta localidad estadounidense denunció que alguien irrumpió en su casa, la limpió, y se fue sin llevarse nada. Nate Roman, quien vive con su hijo en una casa unifamiliar en Marlborough, Massachusetts, llegó a su casa un día  y notó que algo estaba mal. No faltaba nada, pero toda la casa estaba limpia y ordenada, que no era como la habían dejado esa mañana.


Ese día, Roman, después de recoger a su hijo de la escuela, llegó a su vivienda y descubrió que la puerta trasera destaba abierta. Se había olvidado de trabarla varias veces en el pasado, por lo que realmente no pensó nada al respecto, pero después de entrar en la casa, inmediatamente se dio cuenta de que algo estaba mal. Olía a lejía y productos de limpieza, y una puerta que normalmente mantenía abierta estaba firmemente cerrada. Las cosas se pusieron aún más raras cuando subió a las habitaciones, que habían sido limpiadas y estaban arregladas de una manera «realmente espeluznante».


«Las alfombras fueron aspiradas, todo estaba limpio y guardado», dijo Roman, y agregó que ambas habitaciones eran un desastre total cuando habían salido esa mañana. Una inspección más cercana reveló que habían dejado en ambos baños una rosa blanca de origami hecha de papel higiénico, lo que confirmó su sospecha de que un extraño había estado en su casa ese día.


Vivienda limpia1



Aunque no parecía faltar nada, el propietario de la casa llamó a la policía para denunciar el incidente. Revisaron la casa para asegurarse de que el intruso se había ido, y consultaron con los vecinos, pero nadie había visto nada sospechoso. El sistema de alarma de Roman se había desactivado ese día, por lo que las cámaras no detectaron nada. Sin embargo, la marca de tiempo en los sensores de la puerta reveló que alguien había entrado en la casa, y se había ido después de unos 90 minutos.


«No ocurrió ningún delito, no faltaba nada ni hubo daños, por lo que la policía tiene muy poco que hacer», dijo el confuso dueño de casa.


Si bien nadie puede decir con seguridad lo que sucedió ese día, Nate Roman sospecha que un empleado del servicio de limpieza puede haber confundido su casa con otra. Aunque eso no explica por qué quien entró a su casa limpió todo, excepto la cocina, que quedó intacta.


La mayoría de la gente probablemente estaría agradecida por la ayuda, pero Roman dice que el incidente todavía lo asusta. Todavía abre los armarios con mucho cuidado en caso de que algo o alguien salgan de repente, y ha cambiado todas sus cerraduras, sólo para estar seguro.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.