Un nudo-reto para los detractores de la equidad de género

|

Muchos hablan, la critican, pero confrontados con la verdad, tienen que admitir que ni siquiera han leído por encima lo que verdaderamente plantea la Orden Departamental Nro. 33-2019, firmada el pasado día 22 de mayo por el ministro de Educación, Antonio Peña Mirabal, a quien se le ha formado un nudo, casi gordiano, asediado por lo más reaccionario de los sectores evangélicos, ultranacionacionalistas y neoconservadores del país, acusándolo de querer implantar en las escuelas dominicanas la "ideología de género".


Ese infamante término de "ideología de género", que pretende endilgarle connotaciones ideológicas a una simple herramienta social para poder incluir la equidad en las políticas públicas, ha sido un verdadero invento de los sectores neoconservadores y derechistas, no sólo en el país, sino en todo el mundo, a los cuales todo lo que apunte a una mayor igualdad y equidad social está infectado a muerte de comunismo, izquierdismo o "revolucionarismo", que para muchos de los representantes de la ultraderecha significa exactamente lo mismo.


Las protestas reaccionarias que están funcionando a nivel global, simplemente se adecúan al país en cuestión... y voilá... En Estados Unidos, México o Argentina, donde el matrimonio igualitario ya no es un tema que espante a la población, por ejemplo, el enfrentamiento a la "ideología de género", los detractores de los temas de género lo han asociado con el comunismo que ha "contagiado" a algunos países de América Latina.


En República Dominicana, donde el miedo a una posible infección comunista ni siquiera genera una letra en los diarios, ese enfrentamiento se ha disfrazado de "igualitarismo LGBT", es decir, se han inventado la falacia de que introducir el tema de género significa enseñarles a los niños dominicanos, no a aceptar a los que son diferentes, no, sino a convertirse ellos mismos en "diferentes": los niños en niñas y viceversa. Absolutamente ridículo.


Ahora de lo que sí se puede estar seguro es que si esto de las acusaciones travestidas de desviaciones LGBT en los temas de género no hubiera funcionado para remover el avispero de comentaristas ignorantes, entonces las acusaciones y el rechazo se hubieran ido por el caño de los ultranacionalistas -que por ahí vienen asomando el morro por unas declaraciones del ministro de Educación-, acusando a las políticas de género de querer promover "la fusión de la isla y la integración de los migrantes haitianos en las escuelas dominicanas". Que ya lo han hecho, eh, y nada asombra en este mundo.


Entre tanto marasmo informativo, reto a los que cuestionan la Orden Departamental Nro. 33-2019 a que la lean de manera directa aquí, y luego hablamos.








Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.