​La “Burundanga” compromete aún más vulnerabilidad de mujeres

|


Burndga

SANTO DOMINGO. El fenómeno no es nuevo. En Europa, específicamente en España, las noticias rebotaron los confines de la Península hace años. En otros países se escucharon alarmantes historias, y República Dominicana no se quedó muy atrás; pero desde el pasado mes de mayo, en que la Policía Nacional reportó 18 víctimas de la droga conocida como “la burundanga”, los hechos se han multiplicado.


También denominada escopolamina, la burundanga, tal y como se le conoce de manera popular, se obtiene de plantas de la familia las solanáceas y tiene efectos a nivel del sistema nervioso central, en la actividad cerebral; además de alterar la percepción de las personas que la consumen. Se plantea que anula la voluntad a quien se le ha administrado, ya sea por vía oral, por contacto a través de la piel o con una mínima inhalación.


Entre los síntomas colaterales están, en ocasiones, la incapacidad de la víctima para recordar el suceso; por lo que provoca una reducción del nivel de conciencia a tal grado, que es imposible saber lo que tuvo lugar…


No me podía negar…No podía


La estudiante universitaria Nydia Vásquez narró que dos jóvenes se le acercaron con un pequeño papel en las manos y le pidieron ayuda para encontrar una dirección. Rememora que al instante en que tomó el pedazo de hoja, en vez de letras halló un polvillo.


“Quizás no fue suficiente la cantidad que inhalé, porque sí me daba cuenta de que les entregaba todo cuanto me pedían: el dinero que llevaba en mi cartera, mis tarjetas del Banco y una pulsera de plata. Pero, no podía negarme ni pedir ayuda, no podía…”, relata angustiada.


La muchacha agradece la aparición de una pareja de policías, ante los cuales, sus asaltantes le ordenaron cruzar la avenida sin mirar atrás, y que fuera directo a su casa: “Eso hice. Pusieron unas piedritas en mis manos y me dijeron que cuando llegara me las lavara bien. Todavía no sé cómo crucé esa calle tan peligrosa, sin mirar hacia lado alguno. Cuando llegué, mi madre me notó extraña y me siguió hasta el baño. 


Allí fue que reaccioné y comprobé que me habían robado todas mis pertenencias; pero me alegró que no me hubieran podido llevar a otra parte, como escuché que pensaban hacerlo, y se arrepintieron cuando vieron a los uniformados”.


Otras historias similares han sido publicadas por los medios de prensa nacionales en estos días, de mujeres asaltadas y violentadas de esta forma. Según informes de toxicólogos, la droga no deja huellas detectables en los análisis médicos al cabo de unas horas; se elimina por la orina, y al lavarse las manos, o la zona que haya sido expuesta.


El doctor Rafael Vázquez, director del Hospital Universitario Dr. Rafael Vásquez, declaró al digital Acento, el pasado 20 de mayo, que el “polvillo o burundanga” es capaz de inhibir la voluntad del ser humano, generar delirio, desorientación, convulsión, dilatación de pupilas y otros efectos que hasta podrían provocar la muerte de la víctima si no es tratada a tiempo.


El riesgo está en que resulta difícil identificar dicha droga, “pues no expele un olor particular y puede suministrarse de diferentes maneras, sin que necesariamente se trate de un consumo directo por parte de la persona agredida”, dijo.


Se trata de una sustancia psicoactiva, cuyos efectos de amnesia y sumisión química mantiene en vilo a la población dominicana, pues el hecho de que un mínimo contacto con la piel les pueda convertir en víctimas aterra, sin lugar a dudas, aun cuando algunos especialistas califican de “muy alarmista” la presentación de los casos por parte de la prensa nacional.


Contradictorio


En su trabajo Burundanga, ¿la droga cuyo efecto es la sumisión?, publicado en las redes sociales,el terapeuta Iván Santorini no considera que sea tan riesgosa la sustancia; sin embargo, resalta la manera en que provoca visión borrosa, dificultades para hablar, aumento de la temperatura, taquicardias y ahogos, alucinaciones y delirios, entre otras consecuencias.


Santorini refiere que para que sea activa su acción por la piel o por vías respiratorias, “sería necesario que fuera inhalada de manera prolongada mediante cigarrillos o con la aplicación de parches epidérmicos durante varias horas (…)”. Finalmente niega que “la burundanga anule en segundos la voluntad de la persona a la que se ha administrado la droga”.


Pero…


Listín Diario dio a conocer las infortunadas experiencias vividas por varias mujeres, quienes sufrieron asaltos y violaciones tras ser intoxicadas con la droga, y en nota informativa publicada este 25 de junio expuso la situación de tres residentes de primer año del hospital Salvador B. Gautier, “víctimas de delincuentes que utilizan la sustancia escopolamina o burundanga para drogar o anular la voluntad de las personas”. Explica que un desconocido penetró la mañana del sábado al centro de salud y le frotó un papel en el brazo a una doctora.


Amplía la nota que “el caso fue confirmado a Listín Diario por el director del hospital, doctor Jorge Chaín Herrera, quien reveló que los tres médicos están fuera de peligro (…) fueron despachados en un par de horas tras recuperar la consciencia y que la doctora fue la que más tardó en recuperarse…”.


Otras denuncias aparecen en estos días en medios de prensa escritos, digitales, radiales y televisivos; así como en las redes sociales, en las que se revelan casos de quienes han “sido despojados de sus pertenencias mediante alguna sustancia conocida como droga zombie”.


Si bien la escopolamina posee acciones terapéuticas dirigidas a mejorar síntomas de fiebre, mareos o vómitos y otras dolencias; el hecho de que individuos sin escrúpulos la estén manipulando, significa para la sociedad dominicana un peligro más y un mecanismo que incrementa la violencia que sombrea sus calles en estos tiempos, principalmente hacia las mujeres. 


Mercedes Alonso

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.