​Entre tormentas nos vemos

|

Con el noveno mes del año a casi concluir, la sociedad dominicana comienza a ver el brillo de la navidad cercano. Sin embargo, no es este un periodo de simple espera a los días luminosos de fin de año. Todo lo contrario: desde las avenidas, emisoras radiales, televisivas, prensa escrita y digital y redes sociales, el bombardeo de un interminable proceso electoral discordante y conflictivo pulula y sobrepasa todo límite y expectativa. Porque esta vez no se trata de Gobierno y oposición, sino de disyuntivas y enfrentamiento entre un mismo Partido, que no deja espacio a los demás.


Se habla de los recursos del Estado, "que debía prohibirse su uso en las campañas"… Y esto se repite como bocadillo de ficción. A su vez, la sociedad civil, representada por Participación Ciudadana, inquietó con su afirmación acerca de que resultaba imposible realizar una auditoría de los equipos que se emplearán en las primarias abiertas y cerradas del 6 de octubre, pues ello requeriría de un tiempo con el cual no se cuenta; sin embargo, la Junta Central Electoral, según dijo la organización, había recibido la advertencia de cumplir con rigor el protocolo del voto automatizado.


¿Qué va a suceder entonces, y cómo el organismo electoral asumirá la responsabilidad que pesa sobre sus hombros? ¿De qué manera propiciarán la credibilidad de que el voto efectuado en estas primarias mediante estos equipos tecnológicos, nuevos en la República Dominicana, funcione de manera transparente y clara?


Muchas interrogantes se ciernen sobre el cielo de la nación, que también percibe una temporada ciclónica inquietante y amenazadora. Aunque, en el decir dominicano, a Dios gracias, aquí nunca pasa nada. Y esto es verdad, pero mejor prepararnos, porque casi al concluir septiembre, “entre tormentas nos vemos”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.