​Días de noviembre

|

Con pronósticos de lluvias, y en espera del friito que no llega, las familias dominicanas comienzan a encender las luces de una navidad cercana; en tanto que  los escalones políticos siguen alcanzado mayores vuelos que cualquier otra noticia nacional, aun cuando los días de los Santos y los Muertos se matizan de rezos y el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santo Domingo, Monseñor Faustino Burgos Brisman, recuerda durante la misa realizada en el Parque Cementerio Puerta de Cielo que “la muerte no tiene la última palabra porque vivimos en la esperanza de la resurrección a la vida eterna en comunión con Cristo”.


Y de las palabras del religioso vale subrayar una y otra vez estas acerca de que las familias deben compartir las enseñanzas que dejaron los fieles difuntos para las futuras generaciones con la finalidad promover valores familiares, sociales y culturales.


Sin duda alguna, resultan necesarias estas exhortaciones, porque en cada periodo de los denominados “fines de semana largos” o   días de asueto y con la proximidad de festejos y disfrutes, los llamados a la cordura y a no ceder ante los excesos siguen siendo necesarios e impostergables.


Noviembre debe traer un poco de paz y ojalá los protagonistas de este interminable proceso electoral respiren y descansen un poco, a la vez que dejen a los demás, también descansar.  

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.