China resuelta a cesar violencia e intrusión en Hong Kong, afirma Xi

|

China


SANTO DOMINGO.  El presidente Xi Jinping remarcó la determinación de China a poner fin a la creciente violencia que impera hoy en Hong Kong (sur) y a combatir la injerencia extranjera en un asunto de índole interna.


En un discurso en esta capital a raíz del foro Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) que cerró sus cortinas, el mandatario orientó esfuerzos redoblados para restaurar la tranquilidad en la región administrativa especial y definió el tema como 'la tarea más apremiante' allí.


'La continuidad de actividades violentas y radicales en Hong Kong constituyen un abuso serio de la ley y el orden social, perturban la estabilidad y prosperidad, y desafían la política de Un país, dos sistemas', acotó.

Xi reiteró firme apoyo a las medidas adoptadas por la jefa ejecutiva del territorio, Carrie Lam, la policía y los órganos judiciales para enfrentar la crisis y castigar los sucesos criminales.


Asimismo, reiteró que China está resuelta a proteger la soberanía y seguridad nacional, y se opondrá a cualquier influencia externa en el tema Hong Kong. Se trata de la segunda vez en 10 días que el presidente se pronuncia en público sobre los acontecimientos en la llamada Perla del Oriente, escenario de un incremento de actos violentos como parte de las protestas que estallaron hace cinco meses.


En opinión de analistas y medios chinos de prensa, Xi elevó el tono de sus palabras y así envió un claro mensaje con la posición de China a fuerzas foráneas que se empeñan en alimentar la agitación.


Desde hace una semana Hong Kong vive una radicalización de las revueltas y el lunes fue uno de los peores días con disparos y quemaduras a un hombre.


Varias voces consideran que la crisis entró en una nueva fase en la que se ramifican las acciones de corte extremista y se empuja al territorio hacia un colapso total con cuatro jornadas seguidas de parálisis en su vida socioeconómica.


La situación obligó la suspensión de toda la docencia hasta el domingo en guarderías, primarias y escuelas de la enseñanza media, mientras tres universidades cancelaron las clases de todo el semestre y las impartirán vía internet luego que estudiantes y profesores huyeron porque las protestas llegaron a predios de las casas de estudios.


Grupos radicales ocuparon los centros académicos, los convirtieron en zonas de guerra y confrontaron a la policía con flechas, catapultas, bombas Molotov y otros objetos contundentes.


Además, persisten las barricadas, destrucción de infraestructura y el bloqueo de calles, avenidas y rutas del transporte público, los centros de salud solo atienden casos de emergencia, y múltiples sucursales bancarias cerraron sus puertas.


De igual manera, siguen los incendios en tiendas y otros comercios vinculados a la parte continental de China.Según informaciones oficiales, los últimos episodios dejaron al menos 70 personas hospitalizadas en condiciones críticas, incluido un anciano golpeado cuando intentaba limpiar escombros.


Frente a ese escenario, el gobierno local reforzó los comandos de la policía con 100 miembros del Departamento de Servicios Correccionales, bien entrenados en operaciones antidisturbios y de emergencia.


Los agentes estarán desplegados temporalmente y bajo un esquema piloto en la custodia de las instituciones gubernamentales, pero no se descarta la posibilidad de ampliar su número para aliviar la carga de los uniformados según se desarrolle la situación.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.