​Gasto tributario aumentará en RD$12,327 millones para 2020

|

Comision de finanzas senado


SANTO DOMINGO. El gasto tributario en que incurrirá el Gobierno de República Dominicana el próximo año, asociado a diferentes incentivos, exenciones fiscales y tratamientos diferenciados a determinados sectores económicos y sociales, ascenderá a RD$237,812.1 millones, equivalente al 4.84% del producto interno bruto (PIB).


El monto supera en RD$12,327 millones los RD$225,485.1 millones (4.95% del PIB) que alcanzaría el gasto tributario para este 2019, según el Proyecto de Ley de Presupuesto Nacional 2020, sometido al Congreso por el Ejecutivo.


El mismo proyecto plantea que para este 2019 el Gobierno había estimado el gasto tributario en RD$220,867.8 millones, pero se vio obligado a reestimarlo y subirlo a RD$225,574.5 millones, unos RD$4,706.7 más de lo planificado. El Ejecutivo procura una reforma al Presupuesto vigente.


Desde 2016, el Ministerio de Hacienda y las Direcciones Generales de Aduanas (DGA) e Impuestos Internos (DGII) articulan planes enfocados en aumentar las recaudaciones a través de varias acciones que incluyen “la racionalidad del gasto tributario”, según el Proyecto de Presupuesto.


Señala que en los últimos siete años las recaudaciones han aumentado a una tasa anual de 10.4%, lo que supera el crecimiento de la economía de 9.7% en términos nominales, “lo cual significa una elasticidad de 1.1 puntos porcentuales, debido a la eficiencia de las recaudadoras y sin realizar reforma tributaria”.


Plantea que el Gobierno continuará con el Análisis Costo Beneficio (ACB) preparado por el Ministerio de Hacienda como condición para otorgar los incentivos tributarios previstos por las diferentes leyes, “con el objetivo de determinar si las exenciones son redundantes o no, en base a la metodología diseñada para tales fines”.


La gestión de Medina asegura, en el proyecto sometido al Congreso, que a partir del próximo año el Ministerio de Hacienda implementará la metodología de ACB expost diseñada con la Organización de las Naciones Unidas, con la finalidad de evaluar el impacto de las exenciones tributarias.


En su análisis titulado “Autopsia fiscal: evaluación de los gastos e ingresos del Gobierno dominicano para garantizar derechos”, Oxfam define el gasto tributario como un privilegio a unos cuantos sectores, pero “a costa del sacrificio de la población”. “Ser beneficiario de una exención de impuestos parece ser la regla y no la excepción en el país. Los incentivos fiscales deberían justificarse en los resultados derivados de su implementación”, dice.


Recuerda que Hacienda ha planteado que el sistema tributario nacional tiene 35 disposiciones legales que crean a su vez 140 incentivos y exoneraciones de figuras tributarias. Define a República Dominicana como el país con más incentivos a empresas en toda América Latina. “Estos no son malos en sí mismos, pero debe asegurarse que los beneficios que consiguen sean superiores a los costos que provocan, así como garantizar su temporalidad”, aclara. Sostiene que “las características del gasto tributario en República Dominicana constituyen una de las expresiones más indiscutibles de contubernio entre élites políticas y económicas del país”.


Recuerda que el Banco Mundial planteó, en 2017, que la exención del 100% del impuesto sobre la renta a persona jurídica a zonas francas “no es costo-eficiente para promover el empleo”. Añade que las empresas en zonas francas crean tres veces más empleo que las otras, “pero cada empleo cuesta 5 veces más en términos de ingresos que se dejan de percibir”.


Otra relación costo-eficiente que cuestiona se refiere a los incentivos tributarios al turismo (tax holiday). Sostiene que, en cambio, “es más rentable invertir en infraestructura pública”, citando un estudio del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT).


“Se ha demostrado que exoneraciones a empresas de zonas francas y del sector turismo no son costo-eficientes en el país, es decir, sus costes son superiores al beneficio social que producen”, afirma Oxfam.

“El volumen de recursos dejados de pagar por concepto de Impuestos sobre la Renta e Impuestos al patrimonio en estos sectores sería suficiente como para duplicar las asignaciones de recursos en abastecimiento de agua a la población y protección al medio ambiente”, dice.


De acuerdo a los datos de la Dirección General de Presupuesto (Digepres), el sector Zona Franca Industrial representará un gasto tributario de RD$27,165.7 millones y el Turismo RD$6,398 millones. El presidente de la Asociación Dominicana de Zonas Francas (Adozona), Federico Domínguez Aristy, sostiene que los parques industriales hacen un importante aporte a la economía por cada peso en tributo que el Estado deja de percibir con el propósito de apoyar el desarrollo del sector.


También Daniel Liranzo, subdirector ejecutivo del Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación (CNFE), defiende los incentivos bajo argumentos de la Adozona que apuntan a que “por cada peso que el Gobierno deja de recibir en impuestos, las zonas francas devuelven cinco en empleos, pagos de servicios, salarios o en seguridad social”.


Liranzo sostiene que sin los incentivos las empresas de zonas francas se instalarán en otros países y que en la actualidad existen unas 135 naciones que aplican su régimen para atraer inversiones. “El mismo Estados Unidos tiene más de 280 zonas francas que reciben incentivos”.


Pero, para el vicedecano de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Antonio Ciriaco Cruz, los beneficios tributarios que reciben ambos sectores deben ser reorientados en función de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). “Hay un reclamo a nivel regional para que los beneficios que reciben las empresas por exenciones, reducción, créditos fiscal, tasas reducidas, cualquier tipo, tienen que otorgarse en función de los ODS”. “El gasto tributario debe dar prioridad a las empresas vinculadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y a las que agreguen un alto contenido tecnológico que es importante para el desarrollo y la competitividad de las empresas dominicanas”, dice.


Sostiene que el Estado debe desmontar algunos incentivos, aunque sin tocar el gasto tributario relacionado con medicamentos y alimentos. El gasto del sector Salud será de RD$23,374 millones en exenciones al pago el impuesto a la transferencia de bienes y servicios (ITBIS), según el proyecto de Presupuesto 2020.


La “Autopsia fiscal” de Oxfam, de la autoría de Rafael Jovine y el investigador asociado Airon Fernández Gil, establece que las exenciones de impuestos, créditos fiscales y tratamientos preferenciales solo tienen sentido siempre y cuando jueguen un rol importante en el fomento de sectores estratégicos para la economía y el desarrollo.


“No obstante, el Gobierno debe frenar el otorgamiento discrecional e ineficiente de un sinnúmero de privilegios tributarios a determinados sectores, dado que esta práctica socava la capacidad recaudatoria del fisco”. Insiste en que cada sector amerita de un análisis “al detalle y pormenorizado” del tipo de actividad económica que realiza y de la figura impositiva que se le exonera.


“No obstante, más en profundidad, se requiere aplicar criterios más rigurosos a fin de asegurar que la exención tributaria concedida se justifica por el impacto socioeconómico positivo que genera un determinado sector estratégico, ya sea a través de empleos generados, protección al medio ambiente, garantía de derechos, combate a las desigualdades de género o territoriales, entre otras”.


La generación eléctrica conllevará un sacrificio fiscal de RD$18,648.4 millones y la energía renovable RD$3,585.4 millones. El Gobierno calculó que dejará de recibir RD$5,311.6 millones debido a las exención impositiva a las compras por internet de menos de US$200.


El sector Cinematográfico, que ya se configura como una industria económica y cultural en República Dominicana, recibirá beneficios fiscales por RD$2,152.2 millones, según el proyecto de Presupuesto 2020 que el Congreso Nacional mantiene bajo estudio de senadores y diputados.


Impuestos indirectos representan el 70%

“Del total estimado, el gasto tributario de impuestos indirectos es el 70.8%, es decir, RD$168,328.6 millones, mientras el gasto tributario de impuestos directos representa el restante 29.2%, equivalente a RD$69,579.9 millones”, plantea el Proyecto de Presupuesto 2020. Resalta cinco sectores representan el 70.8% del gasto tributario: las personas físicas, las empresas de zonas francas, el sector salud, la generación eléctrica y el sector educación.


Además, que el 89.6% (RD$213,264.7 millones) del gasto tributario corresponde a exoneraciones de impuestos vinculados por la DGII y el 10.4% (RD$24,643.8 millones) restante a impuestos de la Dirección General de Aduanas (DGA).


El gasto tributario estimado por el impuesto sobre la renta a personas físicas asciende a RD$5,404.9 millones (0.11% del PIB), de los cuales RD$4,162.4 millones se deben a la exención del salario de Navidad, RD$863.6 millones a los intereses generados por títulos valores, RD$371.4 millones a la deducción de los gastos educativos y RD$7.4 millones a exoneraciones de los servicios profesionales prestados a las industrias manufactureras de Proindustria.(Tomado de El Dinero)

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.