​El apresamiento de César el Abusador en Colombia, detalles de su corrupta trayectoria

|

Captura


SANTO DOMINGO. En un exclusivo hotel de Cartagena, Colombia, las autoridades colombianas y estadounidenses apresaron a César Emilio Peralta, “César el Abusador”, quien no se resistió, confirmó de inmediato su identidad y colaboró en el proceso de arresto.


El pasado 20 de agosto del actual año, el día en el que la Procuraduría General de la República allanó los negocios de César Emilio Peralta, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos lo designó como un importante traficante de narcóticos de conformidad con la Ley de Designación de Narcotraficantes de Narcóticos Extranjeros.


Su apresamiento en una habitación del hotel Murano Elite, en el sector Boca Grande de Cartagena, donde había llegado tras haber pasado unos días en un apartamento en la localidad de Castillo Grande ponían fin a un amplio operativo de tres días por las calles de esta ciudad colombiana, siguiendo a vehículos y personas, que primero les llevó a un domicilio de lujo en Castillo Grande, hasta llegar al hotel, ubicado frente al mar Caribe, donde se produjo la detención.


El general Henry Sanabria, comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, explicó que junto a César Peralta fueron detenidos Otto de la Vega, ciudadano colombiano, sobre quien pesaba una orden de detención por lavado de activos y otras dos personas, quienes al ser depuradas y al no hallárseles registros delictivos se pusieron en libertad.


“La noche del pasado domingo se hace una verificación del desplazamiento que tendría para el día de hoy (lunes). Se confirma que se hospeda en un hotel, que no sale de esa habitación y se procede al allanamiento que había sido solicitado por la Fiscalía”, dijo el general.


El general explicó que una vez detenido Peralta, en cuyo operativo participaron agentes Marshall de los Estados Unidos, se procedió a sus trámites para la extradición. “El avión que partiría desde Colombia a territorio norteamericano, ya debe estar en camino para poder hacer ese viaje”, reveló Sanabria a este diario.


El general dijo que por tratarse de dos órdenes de cortes de Estados Unidos, del Distrito Judicial de Puerto Rico y del Distrito Sur de la Florida, se prevé que el trámite se realice durante esta semana.

A pesar de que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) detalla en el perfil de búsqueda que César Emilio Peralta que “podría estar armado y es peligroso”, al momento de su detención no le fueron encontradas ni armas de fuego ni ninguna posesión ilícita.


El organismo de investigaciones, a través de su portal web, informó que ofrecería una recompensa de cien mil dólares estadounidense a cualquier persona que brindara información sobre César Emilio Peralta, quien se encontraba prófugo también de la justicia dominicana desde el pasado 20 de agosto del año presente.

Cuando las autoridades tuvieron acceso a la habitación de hotel encontraron solo pertenencias personales y teléfonos móviles, que fueron tomados como evidencia por los Marshall de Estados Unidos que incautaron los equipos en el curso de la investigación que le siguen por, supuestamente, encabezar una red de narcotráfico en todo el Caribe.


El narco del Caribe

César Emilio Peralta “César el Abusador” ha tenido a través de su trayectoria diferentes apodos: “Cabezón”, “Gacela 3” y “El patrón”. De acuerdo a los documentos judiciales estadounidenses, es “un ciudadano dominicano que nació el 30 de enero de 1975. Descrito por sus informantes como un hombre hispano de ojos marrones y pelo negro, que mide cinco pies y cinco pulgadas de altura. Su peso aproximado es de unas 140 libras”.


Sus negocios en el mundo de la droga se iniciaron a finales de la década de los 90. Las autoridades de Puerto Rico indican que fue arrestado en tres ocasiones: 2000, 2008 y 2015. Cuando apenas tenía 22 años ya estaba dentro del negocio ilícito. En sus inicios César comenzó como asistente o lugarteniente de reconocidos capos de la droga dominicana: Rolando Florian Félix, Quirino Ernesto Paulino Castillo, así como el puertorriqueño José David Figueroa Agosto.


De acuerdo a las solicitudes de extradición de César Emilio Peralta, entre 2008 y 2017 traficó al menos 1,120 kilogramos de cocaína hacia Puerto Rico y los Estados Unidos. Desde hace unos tres años mantiene una relación sentimental con la señora Marisol Franco, con quien procreó una pareja de mellizos menores de un año de edad. En total tiene ocho hijos.


Entre las acusaciones presentadas en la solicitud de extradición está “asociación delictuosa para distribuir a sabiendas cinco kilogramos o más de cocaína, con la intención, sabiendo o teniendo motivos para creer razonablemente que tal sustancia controlada sería importada ilegalmente hacia Estados Unidos”.

Redes sociales


En sus perfiles de rede sociales no publicaba fotos con tanta regularidad, pero cuando lo hacía mostraba sus lujos y viajes a diferentes partes del mundo.


Asistía con frecuencia a centros de diversión y conciertos con artistas de ranquin nacional e internacional.

Sin embargo, días después de que se revelara su identidad en el mundo del narcotráfico, eliminó todo rastro de fotografías y videos, aunque todavía el perfil continúa activo.


César Emilio Peralta ha construido una imagen pública ligada al narcotráfico y a la vida nocturna, todo desde la rueda de prensa en la que las autoridades dominicanas le acusaron de ser el más prominente capo del país.


Pero colateralmente a ese predominio que se le señala en el mundo del narco en el país, este hombre, de 44 años, también desarrolló negocios ilícitos con la trata y explotación de mujeres sudamericanas, una parte de su historial delictivo no tan conocido en República Dominicana.


“César Peralta y su organización criminal han usado la violencia y la corrupción en la  República Dominicana para traficar toneladas de cocaína y opioides hacia los Estados Unidos y Europa. El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos está apuntando a estos narcotraficantes dominicanos, sus representantes y los clubes nocturnos que han utilizado para lavado de dinero y tráfico de mujeres”, dijo Sigal Mandelker, subsecretario de Terrorismo e Inteligencia Financiera de los Estados Unidos, cuando ese país incluyó a Peralta en la ley Kingpin, que designa narcotraficantes extranjeros.


Los Estados Unidos le señalan con lazos fuertes en la República Dominicana, en Venezuela, Colombia y Puerto Rico. Su idea, supuestamente, era irse hacia Panamá en enero, desde donde se entregaría a las autoridades.


El interés por la captura de César el Abusador llevó al FBI a ofrecer una recompensa de 100,000 dólares por información que llevara a la captura del narcotraficante dominicano. César Peralta, según las investigaciones de Estados Unidos, era propietario de las discotecas VIP Room, Flow Gallery Lounge, Aqua Club y La Kuora en República Dominicana.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.