​Alberto Fernández asume plenos poderes en Argentina por "emergencia económica"

|

Argentina


SANTO DOMINGO. El presidente argentino, Alberto Fernández, recibió una amplia cesión de poderes por parte del Parlamento, tras un áspero debate en la Cámara de Diputados en el que la oposición denunció el peligro de la ley debatida, que será aprobada en el Senado sin dificultades.



La Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el Marco de la Emergencia Pública, incluye 84 artículos que le dan facultades al Gobierno para decidir en asuntos clave en los que habitualmente interviene el Congreso: desde un impuesto del 30% a los gastos en moneda extranjera hasta fuertes impuestos a las exportaciones agropecuarias, pasando por una reducción de la cantidad gastada en pensiones. Se estima que la carga de impuestos extra será de un 2% del PIB.


"Se autoriza la dictadura por seis meses", dijo la diputada opositora Elisa Carrió. "Vienen a robarle al campo como le robaron siempre, para mantener a la corporación de los laboratorios y la corporación industrial".


"Cada vez que se acumuló poder discrecionalmente terminamos mal. No existe una crisis parecida a la de 2002 ni los números negativos para semejante proyecto con 11 delegaciones de facultades cedidas al Ejecutivo. Es un enorme retroceso imaginar que la crisis sólo se resuelve con facultades extraordinarias", criticó Mario Negri, jefe de la bancada de Juntos para el Cambio, que bajó al recinto a discutir la ley una vez que el oficialismo logró el quorum para iniciar la sesión.


Máximo Kirchner, hijo de la vicepresidenta y portavoz del peronismo en la Cámara de Diputados, recordó el fracaso del anterior presidente, Mauricio Macri, en la lucha contra la inflación: "Superpoder es pensar que la inflación se resolvía con un chasquido de dedos. Esos son los que se creen que tienen superpoderes. Más allá de la verborrea y los tonos, los números son números".


La sesión, que se inició en la tarde del jueves, terminó a las 10 de la mañana del viernes. El proyecto fue aprobado por 134 votos a 110 y será convertido en ley por el Senado.


"Esto es una herramienta que le va a permitir al presidente rápidamente encontrar mecanismos para mejorar las jubilaciones mínimas, que son extremadamente bajas", dijo hoy el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. La pensión mínima en Argentina es de 14.000 pesos (unos 155 euros). Fernández anunció que esas pensiones recibirán un bono extra de 5.000 pesos (unos 55 euros) en enero y en febrero.


Con una inflación anual superior al 55%, la ley de "movilidad jubilatoria" contemplaba aumentos que se acercaban a ese porcentaje. La cifra era imposible de asumir para las arcas del Estado, por lo que el Gobierno de Fernández optó por ponerla en suspenso, reforzar las pensiones mínimas y perjudicar a los que ganan cifras más altas. En los próximos 180 días se debatirá una nueva fórmula de actualización de las jubilaciones.


Un aspecto polémico del proyecto de ley aprobado es que excluyó de la suspensión de la "movilidad jubilatoria" a los 4.938 jubilados que perciben un haber promedio de 210.000 pesos (2.330 euros) y un haber máximo que puede duplicar esa cifra. Son las llamadas "jubilaciones vitalicias" para ex presidentes, vicepresidentes, miembros de la Corte Suprema y otros ex funcionarios del poder judicial.


El peronismo está acostumbrado a gobernar con leyes de emergencia que le otorgan poderes propios del Parlamento. Lo hizo Carlos Menem entre 1989 y 1999, y Eduardo Duhalde y Néstor y Cristina Kirchner entre 2002 y 2015. Macri derogó la ley en 2016 y gobernó sin superpoderes.


Durante los últimos días la oposición logró que el Gobierno renunciara a un artículo que le daba poder discrecional sobre una gran cantidad de organismos y entes descentralizados del Estado, a los que podía intervenir y reformular a placer. Lo que permanece en la ley es la intervención de una serie de entes reguladores de los servicios públicos y el congelamiento de las tarifas de luz y gas por 180 días.


El recargo de 30% por gastos en moneda extranjera impacta de lleno, entre otros, en los billetes aéreos, aunque en el tramo final del debate se incluyó una excepción, según destacó hoy el canal de noticias TN: aquellas líneas aéreas con razón social en el país y que vendan sus boletos en pesos estarán exentos. Esto beneficiaría, por ejemplo, a Aerolíneas Argentinas en su ruta de Buenos Aires a Madrid y en principio perjudicaría a Iberia y Air Europa. Hay dudas, sin embargo, acerca de cómo quedará esa excepción en la ley tras su paso hoy por el Senado.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.