La Junta en su laberinto, ante la hipocresía política

|

Pleno jce



La República Dominicana se encuentra a las puertas de las elecciones ordinarias generales municipales que están programadas para el venidero 18 de febrero del 2020. Y más allá se avecinan los comicios generales presidenciales y congresionales del 17 de mayo. Ante esta realidad, habría que cuestionarse con seriedad si la sociedad dominicana, o mejor dicho los partidos políticos, están preparados para aceptar los resultados que emita la Junta Central Electoral, cualesquiera que estos sean. 


Sinceramente hablando, luego del escándalo de las primarias del gobernante Partido de la Liberación Dominicana, y de las denuncias del famoso algoritmo mencionado tantas veces por Leonel Fernández, son pocas las esperanzas de que se restaure la reputación y el respeto del organismo comicial y de cada uno de sus integrantes, para que puedan realizar cabalmente la ardua tarea que se les viene encima en este año.


Seamos francos. No importan los millones que la Junta se gaste en auditorías del sistema del voto automatizado. De nada sirven las inversiones en nuevos equipos y a nadie le interesa lo que digan el ejército de observadores internacionales que la JCE invite a vigilar los comicios. Todo eso será inútil y el nudo seguirá igualito si, como ya es una lamentable costumbre, los candidatos y los partidos políticos dominicanos solo están dispuestos a reconocer los votos que les sean computados a ellos, en detrimento de sus adversarios en las urnas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.