​Disminución de llamadas en cuarentena no significa menos violencia machista

|

Esta es violencia


SANTO DOMINGO. Durante los días de confinamiento que vive la humanidad como medida esencial para evitar la propagación del Covid-19, las instituciones responsabilizadas de la protección de la mujer ante la violencia de género y doméstica han asumido diversas medidas y acciones cuyos resultados aún no pueden medirse con exactitud, pero si marcan singulares tendencias.


Por ejemplo, el Ministerio de la Mujer informó mediante su sitio web, que desde el 17 de marzo en que inició la cuarentena, hasta el 3 de mayo, habían podido proteger la vida de 256 personas en las Casas de Acogida.


Comunicaron, además, que en la semana del 28 de abril al 03 de mayo se registró la mayor cantidad de protecciones a víctimas de violencia machista en dichos albergues, donde se ampararon a 75 personas en esos 6 días, 27 de ellas mujeres y 53 hijos e hijas menores de edad, según revela el Resumen de datos Estadísticos en Periodo de Cuarentena preparado por el Departamento de Investigación y Estadística de esa entidad.


En el caso de las llamadas a la Línea Mujer *212 para denunciar la violencia física, estas resultaron en un 42.8%; o sea, que fueron mayoría entre las recibidas mediante el servicio telefónico de asistencia en emergencias por violencia de género del Ministerio de la Mujer, en coordinación con el sistema de Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 911.


En comparación con el año 2019, según los datos del Observatorio de Igualdad del MMujer, el promedio de llamadas por día durante la cuarentena fue de 23.0, mientras que en el año 2019 fue de 31.1; todas ellas recibidas a través de la Línea Mujer *212 durante la actual cuarentena desde 22 de las 31 provincias y el Distrito Nacional del país, aunque un 20.2% de las usuarias no reportó el lugar de procedencia.


No obstante, el Observatorio de Igualdad del Ministerio de la Mujer apuntó que las cifras antes mencionadas no suponen una disminución de la violencia, mucho más si se tiene en cuenta que, “al estar confinadas en casa con los agresores, las víctimas tienen menos oportunidades de denunciar y pedir ayuda”.


El Ministerio de la Mujer insiste en su página web en realizar un trabajo activo y permanente para detectar, asistir y proteger a mujeres víctimas de violencia de género a través de la Línea Mujer *212 y las Casas de Acogida.


 La violencia física aparece como el principal motivo de las llamadas. Durante todo el mes de abril se recibieron 23.4 llamadas cada día por esta causa.


Piden orientaciones…

Con el propósito de conocer el comportamiento de las denuncias de violencia de género, intrafamiliar y delitos sexuales en otro de los sitios que ofrece apoyo a la mujer dominicana en estos días de aislamiento social, Informativo MAS conversó vía telefónica con la magistrada Rita María Durán, del servicio Línea Vida, mediante el cual la Procuraduría General de la República garantiza a las víctimas la asistencia y protección necesaria durante el actual estado de emergencia impuesto a causa de la pandemia.


Durán explicó que existe una tendencia en los días que se viven de cuarentena, de recibir llamadas de mujeres que solicitan ser orientadas:

 “La mayoría de estas llamadas proviene de mujeres con edades aproximadas entre 25 a 40 y tantos años, en edad reproductiva. Otras, en un buen porciento, son adolescentes embarazadas que llaman para preguntar qué pueden hacer para obtener una pensión alimentaria. Les interesa saber a dónde pueden ir a dar a luz. En general les orientamos acerca de la responsabilidad del padre de la criatura, que generalmente no está cerca de ellas y las remitimos por los canales pertinentes”.


Amplía la magistrada la vinculación de su labor con los Juzgados de Paz: “que existen hasta en los sitios más recónditos del país y asisten a muchas de estas menores embarazadas. En cuanto a mujeres que sufren violencia, estas llaman en el momento justo en que están siendo agredidas y de inmediato procedemos con el apoyo de la Policía Nacional o la intervención del 911.


“Otras denuncias las realizan vecinos o familiares. Ahí actuamos en consecuencia con el caso, porque Línea Vida tiene esa función de operar por los canales correspondientes, sin exponer los nombres de quienes denunciaron y no desean aparecer en todo el proceso. En el caso de niños que se hallen abandonados en las calles, también apelamos a la Policía y al 911, y seguimos el caso desde su traslado al Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI), hasta la jurisdicción que le corresponda”.


La magistrada Rita María Durán redunda acerca de la asistencia que ofrecen por Línea Vida. “Aquí trabajamos dos equipos, cada uno 12 horas; o sea, las 24 horas,  y coordinamos nuestra labor con las fiscalías barriales. Contamos con médicos legistas, sicólogas, y forenses que garantizan que la mujer reciba la atención que requiere”. 


Finalmente, reflexiona que no son las llamadas de violencia las que más han recibido desde el inicio de la cuarentena en el país: “Son las de información, como le dije. Hasta madres con menores que presentan alguna discapacidad, preguntan cómo pueden recibir apoyo. Otras indagan qué trámites seguir a partir de un divorcio donde quedó inconclusa la repartición de bienes, o la manera en que el padre debe seguir aportando a la educación y los derechos de los hijos nacidos del matrimonio. También indagan sobre la pandemia y muchos temas más. Les orientamos en todo lo posible.”  


Otro punto de vista

De acuerdo con un estudio del Observatorio Político Dominicano (OPD), el país tuvo un descenso de 11.1% de las denuncias por violencia de género y feminicidios en el periodo de emergencia sanitaria que marcó los primeros 40 días de distanciamiento social por la existencia del COVID-19.


El informe del OPD-Funglode (Fundación Global Democracia y Desarrollo) se basa en datos ofrecidos por el Ministerio de la Mujer, los cuales reflejan que desde el 17 de marzo se recibieron unas 20 llamadas por día, sumando 619 hasta el 12 de abril. De estas, 360 correspondían a mujeres denunciando violencia física (243), violencia psicológica (106) y violencia verbal (11).


Concluye la investigación que “esta emergencia sanitaria se vuelve compleja para las féminas que sufren de violencia de género, pues como normalmente son las encargadas de las labores de cuidado y el trabajo no remunerado, la carga resulta más pesada para ellas (…) Estas responsabilidades, más el hecho de estar confinadas con un agresor o potencial agresor y la incertidumbre de a dónde ir y qué hacer pueden convertirse en mecanismos de disuasión. Empero, esto incrementa el nivel de riesgo de ser víctimas de la violencia feminicida”.


Al respecto, el OPD-Funglode recomienda algunas acciones  para la actualidad y cuando pase la crisis sanitaria, entre las que se encuentran ubicar espacios o lugares que sirvan como refugios para las mujeres que tengan y quieran dejar el lugar de convivencia con el agresor, utilizando los protocolos establecidos para combatir el COVID-19.


Sugiere, además, realizar “una campaña comunicacional de concientización y prevención contra la violencia de género masiva, incentivar una rápida y eficaz actuación del sistema judicial y policial ante estos casos, establecer un protocolo que les permita a las mujeres agredidas o en riesgo de serlo solicitar ayuda en farmacias y supermercados e incluir a la ministra de Mujer o a algún especialista en temas de género en contextos de emergencia en la Comisión de Alto Nivel para la Prevención y Control del Coronavirus”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.