​Nicoletta Mantovani, viuda de Pavarotti, vuelve a casarse en septiembre

|

Pavaroti


SANTO DOMINGO. Nicoletta Mantovani, la viuda de Luciano Pavarotti, que compartió junto al tenor sus últimos 15 años, volverá a casarse, el próximo mes, con su nueva pareja, un empresario italiano del que solo se conoce el nombre, Alberto, con quien sale desde hace nueve meses. La propia Mantovani ha dado la noticia y ha relatado que ha vuelto a enamorarse trece años después de la muerte del cantante lírico, en una entrevista con la revista italiana Chi, la misma que en 1996 desveló en primicia su relación con Pavarotti. “Nos presentó una amiga en común y fue amor a primera vista. Después, el confinamiento nos hizo ver que estamos hechos el uno para el otro”, ha detallado.


Mantovani ha explicado también que la ceremonia se celebrará en una iglesia de Bolonia el próximo septiembre. “No teníamos ninguna razón para casarnos, excepto un loco deseo de pasar por el altar. Y decidimos hacerlo por la iglesia, porque para mí, como creyente, era importante declarar nuestro amor ante el Señor”, ha dicho. También ha revelado que siempre mantendrá vivo el recuerdo de su historia de amor con el célebre tenor, con quien se casó y tuvo una hija en 2003. “Luciano seguirá siendo siempre una persona importante en mi vida y yo seguiré guardando su memoria, como se merece un gran artista como él”, ha apuntado. También ha evocado las alegres memorias de su relación de más de una década y ha señalado que parte de esa filosofía que compartió con el tenor ha inspirado también su nuevo amor. “Como Luciano me recordaba siempre, la vida debe ser vivida al máximo en cada momento, siempre tratando de tener una sonrisa, y Alberto me hace revivir una gran alegría. El nuestro es un amor profundo, una verdadera magia”.


Nicoletta Mantovani fue la segunda esposa de la leyenda de la ópera. Su relación despertó un gran alboroto al inicio, porque cuando se conocieron ella era una estudiante veinteañera y él, 34 años mayor, estaba casado desde hacía 39 años con Adua Veroni. Ella se convirtió en su asistente a inicios de los noventa y a partir de ahí se hicieron inseparables.


Desde el primer momento, la italiana tuvo que lidiar con las críticas continuas por parte del entorno del tenor y también con una imagen de cazafortunas, algo que él supo anticipar. “Me advirtió de que todos pensarían que yo iba detrás por su dinero”, ha contado ella en alguna ocasión. “Me preguntó si estaba preparada para ser vista como una mala persona”, ha revelado Mantovani.


Aunque su relación fue poco convencional, Pavarotti siempre defendió a su esposa de todo y de todos. “Todo el mundo quería que explicara qué era lo que tanto le gustaba de mí, y él respondía: ‘Si puedes explicar el amor, entonces no es amor”, ha detallado ella.


Al poco tiempo de empezar juntos a Mantovani le detectaron esclerosis múltiple y ella dijo al tenor que no podía seguir con él porque iba a convertirse en una carga. “El fue maravilloso porque me dijo algo que aún ahora me hace llorar: ‘¿Sabes qué? Hasta ahora te he querido, pero a partir de ahora te adoraré. Estaremos juntos y combatiremos la enfermedad’. Creo que eso es lo que hace el amor. Te hace sentir mejor”, narra ella en el documental Pavarotti, dirigido por el oscarizado Ron Howard y estrenado en España a principios de este 2020.


Los especialistas aseguraron a Mantovani que no podría tener hijos, pero en 2003 dio a luz a mellizos: Riccardo y Alice. El niño, sin embargo, no pudo soportar el nacimiento prematuro y murió al poco tiempo. Ella suele destacar los obstáculos que atravesó junto a Pavarotti, pero prefiere centrarse en las alegrías de esos 14 años de relación. “Yo siempre estaba tratando de ponerlo a dieta. Teníamos grandes peleas al respecto, pero eran divertidas”, ha afirmado en varias ocasiones. “Él aprovechaba para pedirme que no le cantara más a Alice porque decía que mi voz era tan mala que destruiría sus oídos. Al principio él decía que todos podían cantar y trató de enseñarme. Pero luego dijo: ‘Hay una excepción a toda regla y tú eres la excepción”, ha relatado también.


Mantovani vive actualmente en Bolonia junto a su hija, que ahora tiene 17 años y trabaja para mantener vivo el recuerdo y el legado de Pavarotti a través de la fundación que lleva su nombre y que ella creó. También ha convertido la casa en la que vivían en Módena en un museo y restaurante, en el que se guardan las pinturas, anotaciones, trajes y partituras del tenor.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.