Suspendida Cumbre en Bruselas por cuarentena del presidente del Consejo Europeo

|

Charles Michel presidente de la Comisiu00f3n Europea CE   Copy

SANTO DOMINGO. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha anunciado este martes por la tarde la decisión de posponer una semana la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE al tener que aislarse en cuarentena, tras haber dado positivo uno de sus agentes de seguridad con el que estuvo en estrecho contacto. Así lo ha anunciado su portavoz, Barend Leyts, informando de que la nueva fecha se ha fijado para el 1 y 2 de octubre.


"El presidente ha sido informado de que un miembro de su equipo de seguridad, con el que estuvo en estrecho contacto la semana pasada, ha dado positivo en Covid. El presidente se hace test regularmente y ayer mismo dio negativo, pero respetando las reglas de Bélgica ha entrado en cuarentena desde hoy", ha tuiteado Leyts.


La ironía es que la regulación belga es tan confusa como sus representantes políticos. Dependiendo del médico y del centro de salud los consejos e instrucciones son diferentes. A los viajeros que llegan desde fuera, desde zona roja, se les obliga a un test y dos semanas de cuarentena, salvo que se queden menos de 48 horas. Para casos de contacto con positivos hay recomendación de un test y otro al cabo de una semana. Michel, que dio negativo ayer, espera estar dispensado en ocho días, si no da positivo. No hay, por ahora, Plan B por si da positivo.


Ya a finales de febrero, después de la Cumbre de ese mes, el ex primer ministro eslovaco Peter Pellegrini, fue ingresado por motivos de salud. Nada relacionado con el Covid, pero en las capitales hubo cierta tensión, porque dentro de la sala del Consejo están los 27, más los principales líderes comunitarios, a pocos metros unos de otros. Y una cuarentena de todos ellos hubiera sido algo sin precedentes en la historia. Tampoco hay ejemplos de Cumbres retrasadas por problemas de salud el presidente del Consejo.


Entre marzo y julio, todos los Consejos Europeos fueron por videoconferencia, así como las reuniones de ministros. Sin embargo, desde entonces se ha vuelto al cara a cara. Con medidas de seguridad y distancia mucho más grande, delegaciones muy reducidas y sin el acceso de los medios de comunicación a las instalaciones del Consejo. Esta semana iba a ser igual, pero Michel ha optado por retrasarlo todo una semana, en vez de volver al formato telemático.


En la agenda hay temas muy delicados, como la controversia por las sanciones a líderes de Bielorrusia, que Chipre veta hasta que no se tomen medidas más agresivas hacia Turquía. Los ministros fueron incapaces de desbloquear la cuestión, así que se optó por dejarlo a los líderes.


Otro punto delicado es el del Brexit, cuya negociación está estancada. No estaba oficialmente en la agenda, una forma de decirle a Reino Unido que hay dos equipos técnicos capaces que deben ser los que resuelvan los problemas, pero iba a ser tratado como punto informativo.


SÁNCHEZ MANTIENE SU VIAJE

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, tenía de hecho previsto llegar a Bruselas el miércoles para tener reuniones bilaterales con altos cargos de las instituciones, incluyendo el propio Michel y miembros de la Comisión Europea. Y ha decidido mantener el desplazamiento. Se reunirá por la mañana con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg y posteriormente se encontrará con el alto representante para Asuntos Exteriores y Seguridad, Josep Borrell. Por la tarde se verá con el comisario de EconomÍa, Paolo Gentiloni, y a continuación con la propia presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.



El Consejo tiene un fuerte componente económico. En julio quedó resuelto el tema del Fondo de Recuperación y el Presupuesto 2021-2027, pero se están finalizando reglamentos, detalles y hay muchos debates de calado abiertos y que requieren la intervención directa de los presidentes. Sánchez tiene especial interés también en la propuesta migratoria que Von der Leyen presentará por la mañana, y que Moncloa ve con mucha preocupación. Teme que se ofrezca demasiada flexibilidad a los países que no quieren aceptar refugiados y que la solidaridad acabe siendo simplemente una opción a la carta.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.